junio 16, 2011

Lugares con encanto: Monasterio Budista Sakya Tashi Ling de Castellon

 

Recomendamos hoy un lugar con mucho encanto y del que os voy a hablar desde el punto de vista de un ciudadano de a pie, no profundizaré en religiones, creéncias o filosofías de vida ya que mi objetivo cuando visité el Monasterio Budista Sakya Tashi Ling de Castellón fue sencillamente el de conocer cómo vivía esta gente y saber cual era su día a día.

Después de poco más de hora y media de camino partiendo desde Valencia, logramos llegar al lugar no sin antes parar a preguntar ya que el acceso era un poco complicado para quien no ha ido nunca. A medida que nos acercábamos a la puerta de entrada, debo reconocer que me puse bastante nervioso porque no sabía lo que nos esperaría puesto que los habíamos llamado previamente para explicarles que pasaríamos el día con los monjes y comeríamos también allí, dándome cuenta posteriormente de que no sirve de nada hacerse esquemas mentales porque luego todo es completamente diferente a lo que puedas imaginarte.

En recepción nos recibió un atento chico y nos dio unos catálogos en los que indicaban las actividades del día por si queríamos realizar alguna junto a ellos, sorprendiéndome el hecho de que era un joven como otro cualquiera, con su conexión a internet, móvil y en general una apariencia de los más normal. Comento esto porque lo primero que te imaginas cuando piensas en un Monasterio Budista es que todos irán con la cabeza rapada, una túnica roja y recitando el famoso: ommmmmmmmm... ¿me equivoco?.

Posteriormente, hicimos una visita libre y, aunque aún es un Monasterio en proyecto ya que en Barcelona está como si dijéramos la sede principal, creedme que tiene algo místico y especial muy atrayente.

Después de pasear por los jardines, el Director Espiritual en funciones (ya que el principal Lama Jamyang Tashi Dorje Rinpoché se encontraba en Barcelona), nos recibió muy amablemente y nos dedicó unos minutos para explicarnos cual era su filosofía y cómo había llegado hasta allí.

La cosa era sencilla; él era un ejecutivo con un vertiginoso ritmo de vida y nunca se había parado a pensar si esa vida era realmente la que quería, entonces un buen día, el motor de su Mercedes gripó justo de camino a una de las reuniones más importantes de su vida, fue tal su enfado que estuvo a punto de sufrir un infarto y es entonces cuando algo cambió en su cabeza y pensó: ¿merecía la pena llevar esa vida con tanto apego a las cosas materiales?, ¿qué sentido tenía vivir para consumir?, si estaba toda la semana e incluso a veces los fines de semana fuera de su hogar, ¿cuando disfrutaría de su familia?, ¿cuando se jubilara?...

Muchos os habréis planteado estas cuestiones en alguna ocasión pero lo normal es olvidarlo y continuar con nuestra frenética vida, pero él decidió que nunca más sufriría por nada material rompiendo en ese mismo instante todos los vínculos con la vida moderna. Vendió todo, habló con su mujer y con el dinero reunido se fueron a vivir al monasterio con su hija pequeña e invertirlo en su construcción. Hay muchos más detalles pero he intentado resumirlo para comprender por qué una persona decide elegir un camino.

Su vida en el recinto es muy básica, el objetivo de los budistas es alcanzar el Nirvana y esto es ni más ni menos lo que os explico aquí:

" Para comprender lo que es el Nirvana, es conveniente antes el presentar ciertos conceptos básicos del budismo, como el de vacío y la conciencia individual o el "ego". En términos estrictos, el término Nirvana significa “extinguir” o “apagar por soplo” y se trata de un término propio del Budismo que intenta otorgar un nombre al estado supremo y trascendental de liberación, que brinda al hombre felicidad y serenidad eternas.

Este estado de cesación o extinción está íntimamente ligado al concepto de "vacío". Hay muchas interpretaciones erróneas frente a este concepto, por lo que incluso muchos estudiosos occidentales llegan a pensar que el budismo es una suerte de nihilismo. En realidad este vacío budista está lleno (en palabras del filósofo Nagarjuna: "no puede denominársele vacío, ni tampoco no-vacío", pero se le denomina de ese modo para dejar en claro que está más allá de todo el mundo de la forma manifiesta; es un estado inmanifestado, como la semilla de la realidad. Según la doctrina budista, el vacío vendría a ser la verdadera naturaleza de la conciencia; el mundo de la forma es aparente a la conciencia que toma un punto de vista fijo y arbitrario llamado el ego (la imagen mental de nosotros mismos) identificándose con este principio irreal.

Desde este punto de vista el Nirvana es la fusión o identificación de la conciencia con su realidad fundamental, con este estado y ser inmanifestado y trascendente. Ahora si, las interpretaciones y especulaciones de sus implicancias varían de escuela en escuela. Para algunos, la liberación a la que el Nirvana hace alusión es la liberación de todas las ataduras posibles de la vida, por lo que alcanzando este estado no sería necesaria otra reencarnación. Lo anterior hace del Nirvana un estado de carácter eterno en el que desaparece el sufrimiento, el deseo y la conciencia individual.

El Nirvana se puede alcanzar una vez que se logra la liberación de las leyes del karma, pero además, junto con esto se debe alcanzar la liberación del “samsara”. Samsara es el término budista que permite explicar el ciclo de nacimientos que las personas que profesan esta religión pasan a lo largo de su existencia, de este modo, cuando alcanzan el Nirvana, el ciclo puede cerrarse y no es necesario volver a nacer.

Desde otros puntos de vista, el Nirvana se alcanza con la identificación o el reconocimiento del principio supremo o trascendental del vacío, y llegado este reconocimiento, el mundo de la forma sigue existiendo pero ya no afecta al devoto que permanece siempre feliz independiente ya de las circunstancias, debido a que ya no se aferra o identifica con ellas; es libre de la atadura ficticia del "ego".

Como es posible intuir, se trata de algo muy difícil de definir, incluso para la misma gente budista. Nadie ha logrado realizar una definición que abarque por completo el real significado de lo que significa alcanzar el Nirvana, ya que tal como sucede en las religiones del mundo occidental, existen ciertas cosas que sólo explicamos y esperamos con la fe, sin intentar buscar las razones ni las explicaciones, sólo basta creer y experimentar cuando llegue el momento."

Comprendo que no es facil de asimilar y llegar a ese estado en la mayoría de los casos es imposible, de hecho cuando hablamos con el guía espiritual nos comentó que cuando empiezas a meditar e intentas a dejar la mente en blanco, lo más normal es que acabes pensando que mañana le llevarás unas naranjas a tu tío, por lo que  es un ejercicio realmente difícil y agotador, no todo el mundo está preparado.

Hay muchas guías y ayudas para intentar desconectar, pero prefiero que habléis con ellos directamente y de paso que viváis en primera persona el ambiente que se respira allí, os aseguro que volveréis renovados.

Para finalizar deciros que comimos todos juntos y el menú es variado, no penséis que están limitados por el hecho de ser Budistas, después, hicimos un simple ejercicio que fue el de caminar con los ojos cerrados por un caminito que tenía varios obstáculos (previa visualización del terreno) el cual me hizo pensar en la gran vulnerabilidad de los seres humanos si no tienen una referencia o guía, por lo que, creas en lo que creas, siempre necesitaras definir tu trayectoria personal con ayuda de algo o alguien.

A continuación os muestro unas fotos en las que se refleja la paz y la belleza del lugar.










Si queréis visitarlo podéis pasaros por su web pinchando AQUÍ y tendréis toda la información.