junio 27, 2011

BIOCIENCIA: Nanoparticulas disfrazadas de globulos rojos


Cualquier avance científico relacionado con la cura del cáncer, es sin ninguna ninguna duda y bajo mi criterio el más esperanzador para la mayoría de nosotros porque sabemos que esta terrible enfermedad es la que más estragos causa a nivel mundial y, directa o indirectamente, todos la hemos sufrido y la sufriremos en algún momento de nuestras vidas.

Quiero compartir con vosotros esta magnífica noticia publicada en elmundo.es que habla de las increíbles y diminutas armas llamadas "Nanoparticulas", capaces de introducirse en nuestro organismo, modificarlo y engañarlo con unos resultados realmente impresionantes...

"El uso de nanopartículas como vehículos para introducir fármacos en el organismo es una prometedora vía para mejorar el tratamiento de enfermedades como el cáncer. Se han creado muchos tipos de estas diminutas 'armas', intentando acercar cada vez más sus propiedades a las de los transportadores biológicos por excelencia: los glóbulos rojos. Ahora, un nuevo estudio ha dado un giro a estos trabajos al 'disfrazar' las nanopartículas con las membranas de estas células de la sangre.
Los eritrocitos o glóbulos rojos son los que transportan el oxígeno en el cuerpo humano y son las células que más tiempo permanecen en circulación antes de ser destruidas (180 días). Propiedades como su estructura y las proteínas de su superficie han atraído la atención de los científicos e ingenieros "y se han tomado como claves para el diseño de una nueva generación de plataformas de transporte", explican los autores en las páginas de 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.
Los investigadores, procedentes de la Universidad de California en San Diego (EEUU), ante las dificultades para imitar las propiedades de los glóbulos rojos, decidieron camuflar las nanopartículas dentro de las membranas de estas células, después de vaciarlas.
"Este es el primer trabajo que combina una membrana celular natural con una nanopartícula sintética para la administración de fármacos", ha destacado Liangfang Zhang, profesor de nanoingeniería en la citada universidad. "Esta nanopartícula tendrá poco riesgo de desencadenar una respuesta inmune".
Esta es una de las ventajas que presentan las nanopartículas diseñadas por Zhang y sus colegas. Con un diámetro de 100 nm -similar al de un virus-, estas pequeñas partículas logran pasar desapercibidas ante las defensas del cuerpo, gracias a su disfraz. Además, están mucho más tiempo en circulación, lo cual favorece una mejor liberación del fármaco.
El siguiente paso será, según han explicado los autores, añadir una pequeña molécula a las membranas que permita a estas nanopartículas dar con las células cancerígenas y unirse a ellas. También están estudiando la forma de fabricarlas a gran escala para su uso en la clínica."
Fuente: elmundo.es