mayo 15, 2011

MISTERIO: Li Ching-Yun, el hombre que vivio 256 años

Poco se sabe acerca de las primeras etapas de este longevo hombre, pero lo suficiente para creer que vivió la friolera cifra de 256 años. Gracias a la sugerencia de un buen amigo (Ariel Valentín), también aficionado a los misterios que nos rodean y al saber en toda su extensión, decidí indagar sobra la vida de este personaje y cual fue el secreto de su longevidad, aunque tal y como está el mundo no sé hasta que punto estaríamos interesados en vivir tantos años...


Todo empezó cuando el 6 de Mayo de 1933 apareció en la página 13 del periódico New York Times la esquela de Li Ching-Yun afirmando que había muerto a la edad de 256 años.

Los investigadores confirman su edad e indagaron sobre su vida: tuvo 23 esposas, dejó 180 hijos y era un experto herborista, además de practicar el Tao y otras disciplinas de meditación, fue consejero táctico militar e instructor de artes marciales, retirándose a las montañas del Tibet donde continuó recolectando hierbas medicinales que, según se dijo, lo ayudaron a mantenerse joven y saludable.

Se sabe que Chin-Yun nació en la provincia China de Sichuan, que en su décimo cumpleaños ya estaba alfabetizado y viajó por muchas tierras para recolectar las hierbas medicinales. Al parecer, durante más de cien años estuvo vendiendo sus hierbas y como anécdota decir también que tenía las uñas de su mano derecha muy largas, de más de 15 centímetros.

En 1.930, el decano del departamento de educación en la Universidad de Chengdu, Wu Chung-Chieh, encontró en los registros Imperiales del Gobierno de China dos felicitaciones del emperador dirigidas a Li Ching-Yung en 1.827 por su 150 cumpleaños y posteriormente otra a los 200 años.

Su dieta se basaba principalmente en el arroz y en el vino de este cereal, consumía también gingseng y una planta con el nombre de "Centella Asiática". Los herboristas saben que dicha planta contiene una vitamina de la juventud para el cerebro y las glándulas endocrinas, además de tratar problemas de circulación y de piel.

Para finalizar, una frase que dejó este super hombre para la posteridad y que citaba cuando le preguntaban sobre el secreto de la longevidad:


" Mantén un corazón tranquilo,
siéntate como una tortuga,
camina rápido como una paloma 
y duerme como un perro ".

Fuente: tejiendoelmundo.wordpress.com